Amaxofobia o miedo a conducir

Amaxofobia es la fobia o miedo a conducir un vehículo que puede deberse, por ejemplo, a la inseguridad, a la participación de seres queridos en accidentes o a cualquier tipo de recuerdo doloroso relacionado. Etimológicamente, la palabra "amaxofobia" proviene del griego αμαχος ('amaxos' «carro») y φοβία ('fobia' «temor»). A menudo se manifiesta en verdaderos ataques de pánico y diversos individuos que padecen de amaxofobia se quejan de ansiedad y agitación en los días u horas que tienen que conducir un vehículo.

Puede presentarse en distintos grados, hasta el extremo en que esta fobia afecta la vida social del individuo; por ejemplo, evitando salir si no hay alternativas de transporte. Esto puede afectarlo profesionalmente, debido a los problemas que le ocasiona el no poder trasladarse. Se estima que unas 15.000 personas lo padecen en España de las que el 87,5% son mujeres y el 12,5% son hombres.1

Clínicamente, es catalogada como fobia específica o trastorno de ansiedad causado por un miedo irracional a la exposición de objetos o situaciones específicas y, en casos graves, a representaciones.

No debe confundirse con el temor característico de los conductores novatos, el cual se puede ir superando por medio de la práctica constante.

La amaxofobia puede superarse con terapia psicológica cognitiva-conductual,1 establecida en las fases de:

Toma de conciencia, para conocer como se ha instaurado en nuestra conducta y como se mantiene.
Técnicas de afrontamiento: Técnicas de relajación y control del pensamiento catastrofista.
Exposición: Acercamiento progresivo a los estímulos fóbicos presentes en la conducción.

De un lado están aquellas personas que acaban de obtener el carnet (suponen aproximadamente un 25% de los que padecen amaxofobia) y que cuando intentan volver a conducir solos se ponen realmente nerviosos y terminan por dejarlo. En su caso aparece una «obsesiva» preocupación por los demás y no soportan sentirse juzgados por los otros usuarios de la vía.

Por otro lado está el grupo mayoritario (cerca de un 60%), que paradójicamente es gente que lleva más de 5 años al volante y cuyas crisis suelen coincidir con algún tipo de estrés en su vida, por lo que acaban desarrollando síntomas de ansiedad al conducir. En una primera etapa desarrollan cierta conducta de evitación para no pasar por el lugar en el que sufrieron la crisis y temen los lugares en los que parar sea complicado. En una segunda fase la inquietud es tal, que terminan por padecer una ansiedad anticipatoria al hecho de conducir.

Por último, están aquellas personas que han sufrido una experiencia traumática al volante, incluso aunque no fueran ellos los que conducían. Se instaura en ellos el denominado «Estrés Postraumático»: «Cuando se encuentran ante una situación parecida a la del accidente, suele activarse una respuesta inmediatamente en forma de ansiedad que genera el miedo a que aquella situación pueda volver a darse», explica Díaz Calero.

¿Te vas a examinar del práctico pronto?

Descubre nuestra guía online con montones de videos de maniobras y zonas de examen registrándote en DonCar AQUI!


Artículos relacionados:
35 consejos imprescindibles para aprobar el examen práctico de conducir
Tres razones por las que DonCar te ayudará a aprobar el examen práctico de conducir
Grabación de Examen Práctico: Aprobado
Grabación de Examen Práctico: Suspenso
Testimoniales de alumnos que han aprobado el examen práctico gracias a DonCar

Deja un comentario

¿Cuando es tu examen?


Más de 4000 alumnos han aprobado con nuestra ayuda.
En DonCar tenemos todo lo necesario para ayudarte el día de tu examen:

Dale al botón para ver cómo te podemos ayudar a ti también!


Quieres aprobar tu examen?